Causas de la crisis de suministros que podría afectar al Retail en el Black Friday y Navidad

Se acerca el Black Friday y la temporada navideña, y las previsiones internacionales de crecimiento han sufrido una drástica caída que puede ser el cóctel perfecto para frenar la recuperación económica que habíamos comenzado a lograr después de las campañas de vacunación tan positivas. A continuación te contamos el por qué de la crisis de suministros y como afecta al Retail.

El problema más importante al que están haciendo frente ya no sólo los Retailers, sino todo tipo de negocios, son los problemas logísticos que están produciendo un cuello de botella que ha hecho aumentar los costes de la gran mayoría de productos.

Pero… ¿Cuáles son las causas que nos han llevado a esta situación?

Como ocurre siempre, han sido múltiples los factores que han influido:

El cuello de botella en los puertos

Casi el 90% del transporte de mercancías se lleva a cabo por mar, no sólo por el coste menor respecto a otros medios de gran calado como son los aviones, sino también por la capacidad que tienen para transportar cientos y miles de toneladas de un lugar a otro del planeta con mayor seguridad.

China, la fábrica del mundo, cuenta con una amplia red de puertos e infraestructuras capaces de proveer de mercancías a todo el mundo.

Sin embargo, tras el repunte de la pandemia de COVID-19 debido a una nueva variante, las autoridades chinas han puesto unas duras restricciones y limitaciones al transporte de mercancías. Estas medidas están produciendo un auténtico cuello de botella en sus puertos y muelles que hace que todo el proceso se acabe ralentizando.

Ya lo advirtió la ICS (International Chamber of Shipping), asociación global de transporte de mercancías marítimas, en septiembre, prediciendo hace meses lo que en muchos lugares era algo imparable. Las restricciones de movimiento y la falta de vacunas en países en desarrollo estaban congestionando las cadenas de suministros que terminaban por afectar a terceros países.

Esta situación de cuello de botella se llevaba arrastrando desde que en marzo un barco quedase encallado en el Canal de Suez. Siendo una de las rutas marítimas más transitadas del mundo, este contratiempo provocó meses de demora en la llegada de productos.

La congestión en los puertos está llevando a multitud de empresas a optar por transportes alternativos como el aéreo o el terrestre, creando un efecto dominó y arrastrando los problemas logísticos a todos los ámbitos.

La crisis energética también afecta al Retail

La crisis energética es otra de las causas por las que es probable que este Black Friday y Navidad no terminen siendo tan esperanzadoras como esperábamos al salir del duro confinamiento del año pasado.

Los suministros de gas ya fueron drásticamente mermados a inicios de año ante una primavera más friolera de lo normal.

Además, la incipiente recuperación económica que estaba asomando la cabeza en muchos países ha hecho aumentar la demanda de energía, si bien esta demanda no se ha traducido en una mayor producción de energía, principalmente gas.

Los intentos de algunos de los países más contaminantes, como China e India de iniciar una revolución energética verde han hecho que opten por dejar atrás el carbón como fuente de energía (el medio más contaminante) y se centren en otras como el gas como paso intermedio.

El aumento de la demanda de gas licuado, en China principalmente, ha influido también en el precio de esta materia prima, que alcanza máximos históricos ya que los países productores se niegan a aumentar la producción.

En el caso de Europa, los roces geopolíticos con Rusia, principal suministrador desde Europa del este, o el conflicto entre Argelia y Marruecos, que han cerrado el gasoducto que traía gas atravesando el mediterráneo, han dejado con poco margen de maniobra a la UE, que quiere utilizar esta crisis para apostar más fuerte que nunca por la energía sostenible y así dejar de ser dependiente del exterior.

A la larga, el aumento del precio de la energía está provocando una subida en los costes de producción de muchos productos, además del transporte, y eso al final termina afectando al consumidor.

Falta de semiconductores

La demanda en países en desarrollo de productos que hasta hace poco eran considerados en los países ricos como un lujo (como podrían ser los smartphones, los coches inteligentes o cualquier otro dispositivo digital conectado a internet) ha supuesto todo un desafío para los fabricantes de semiconductores.

El aumento del poder adquisitivo en países como China o India ha sacudido el tablero de juego internacional, ante el acceso a estos productos por parte de miles de millones de personas.

Principalmente los chips y su fabricación son los semiconductores que más problemas están dando, sobre todo debido a la falta de materias primas.

De hecho, ya lo advertían multitud de empresas a inicios de año, que se iban a ver obligadas a reducir su producción ante la falta de estos materiales básicos para su funcionamiento.

Ahora que ya conoces las causas, no te puedes perder nuestro siguiente artículo, donde te damos los mejores TIPS para afrontar la crisis en las cadenas de suministros.