¿Te preocupa la retención de talento? Estás de suerte, porque a continuación te ofrecemos 16 estrategias infalibles para reunir la plantilla de tus sueños y mantenerla motivada y comprometida con tu proyecto.

Si entre tus objetivos empresariales se encuentra optimizar la productividad o minimizar la rotación de personal, esto te interesa: la retención de talento no persigue únicamente la estabilidad de plantilla, sino alcanzar ciertas metas que contribuyen al crecimiento del negocio, como alineación entre empleados y empresa, fidelización de clientes o fluidez en el proceso de toma de decisiones.

A continuación, la guía definitiva para la retención de talento con las 16 estrategias infalibles:

1- Ajusta los salarios
2- Conciliación familiar y laboral
3- Clima laboral
4- Oportunidades de desarrollo y crecimiento
5- Uso de tecnologías que simplifiquen la burocracia
6- Buena gestión de la presión
7- Cadena de mando definida
8- Reclutamiento y selección minuciosos
9- Formación continua
10- Adaptación progresiva
11- Ataja los problemas laborales cuanto antes
12- Reconocimiento e incentivos
13- Promoción interna
14- Acepta feedback
15- Employer branding
16- Ofrece beneficios exclusivos

Algunas de las siguientes estrategias te pueden resultar muy obvias, pero te garantizamos que puedes darle un giro de 180º a la relación con tus empleados si adoptas alguna de las siguientes estrategias infalibles:

1- Ajusta los salarios

Asegúrate de ofrecer una remuneración que se ajuste lo máximo posible a las expectativas de tu plantilla y su estilo de vida. Recuerda que el CV no lo es todo y que tus empleados valoran que se aprecie su esfuerzo y dedicación.

2- Conciliación familiar y laboral

Uno de los principales condicionantes a la hora de aceptar un puesto de trabajo es que permita conciliar la vida familiar y laboral. Siempre que las circunstancias lo permitan, ofrece horarios flexibles, teletrabajo, etc.

3- Clima laboral

No pecamos de ingenuos: sabemos que es imposible mantener un clima social estable todo el tiempo. Lo que sí es posible es estar al tanto de lo que ocurre a nivel relacional en tu equipo. El contexto es fundamental para entender los conflictos y solucionarlos a tiempo.

4- Oportunidades de desarrollo y crecimiento

¿Sabías que las oportunidades de desarrollo son uno de los mayores incentivos de los trabajadores para llevar a cabo sus funciones motivados? Tener una meta de mejora o crecimiento en el puesto laboral ayuda a los empleados a comprometerse y esforzarse en el proyecto.

5- Uso de tecnologías que simplifiquen la burocracia

A nadie le gusta el papeleo, ¡admítelo! A tu plantilla tampoco; por eso, siempre que sea posible, simplifica los trámites y ahórrales unos minutos preciosos.

6- Buena gestión de la presión

Más vale prevenir que curar; por eso, ten siempre a mano una estrategia dirigida a calmar las aguas cuando tu equipo esté sometido a mucha presión. En caso contrario, es posible que la situación te sobrepase.

7- Cadena de mando definida

A veces los problemas de plantilla no se deben a verdaderos conflictos sino a malentendidos en la jerarquía. Para evitarlo, diseña un organigrama perfectamente definido al que todo el equipo tenga acceso.

8- Reclutamiento y selección minuciosos

Una selección acertada es la clave de un buen equipo; es imprescindible que desde Recursos Humanos sepan distinguir a los candidatos que mejor encajen con la cultura de tu empresa. Profesionalidad y actitud no son nada si el conjunto no rema en la misma dirección.

9- Formación continua

Hay varios caminos para lograr la lealtad de tu plantilla. Uno de los más efectivos y beneficiosos (porque ganan todas las partes) es ofrecer formación continua, apostar por tu personal y hacerles sentir que avanzan profesionalmente.

10- Adaptación progresiva

No te frustres si durante las primeras semanas un nuevo recluta no cumple al 100% con las expectativas. Todos necesitamos un periodo de adaptación, un tira y afloja en el que ambas partes ceden hasta llegar a un equilibrio óptimo.

11- Ataja los problemas laborales cuanto antes

En ocasiones, no afrontar un problema en el ámbito laboral no le resta importancia, sino que consigue el efecto contrario: se enquista y es más difícil de afrontar. Te recomendamos que solventes ese tipo de situación lo antes posible y de un tirón, igual que arrancarías una tirita.

12- Reconocimiento e incentivos

No le tengas miedo a premiar o elogiar a tus empleados cuando estás contento con su trabajo. Una palmadita en la espalda o un gesto apreciativo en ocasiones significan mucho más de lo que imaginamos.

13- Promoción interna

A la hora de convocar una oferta de trabajo, recuerda que cuentas con una plantilla experimentada y con años de trayectoria en tu empresa. Es un buen momento para ofrecer promociones internas.

14- Acepta feedback

No te limites a dar órdenes y esperar resultados; escucha a tus empleados, sus ideas y sugerencias. Recuerda la frase de Warren Buffet: “contrata a los mejores y déjalos hacer lo que saben; si no, contrata a los más baratos y que hagan lo que tú les dices”.

15- Employer branding, trabaja en la imagen de la compañía

Si la imagen de tu empresa no está bien definida, el equipo no sabrá cómo reflejar tu cultura y perspectiva en sus funciones. Por ello es importante tener clara tu cultura empresarial e imagen de marca.

16- Ofrece beneficios exclusivos

En esta categoría incluimos todo tipo de ventajas: descuentos en ciertos servicios, cupones en restauración, acceso a aplicaciones exclusivas, etc.

Después de este repaso a las 16 estrategias definitivas para la retención de talento, cuéntanos, ¿se te ocurren más medidas? Recuerda que puedes dejarnos más ideas en comentarios.

 

También podría interesarte…

Los 10 KPIs imprescindibles para la gestión del nuevo Retail

Aumenta tus ventas con up-selling y cross-selling: ejemplos prácticos

Cómo planificar el Visual Merchandising perfecto