Todos los Retailers se están haciendo la misma pregunta, y tratan de evitar al máximo la subida de los costes y la falta de stock provocada por la crisis en la cadena de suministros.

Es difícil predecir cuánto va a durar esta situación, por eso queremos dejaros aquí una serie de consejos que pueden serviros para hacer frente a estos problemas:

Cambio en la localización de las fábricas de producción.

Si el stock está paralizado en las fábricas (de proveedores o propias) y éstas se encuentran en lugares lejanos, opta por buscar alternativas más cercanas para su traslado, o bien diversifica la producción en distintos lugares con modelos “Circuito largo-Circuito Corto”.

Antes de ordenar un nuevo pedido, revisa bien el resto de las tiendas.

Parece absurdo pero, si se termina un producto en varias tiendas, antes de hacer un pedido a proveedores que sabes que no va a llegar a tiempo, ¿Por qué no pruebas a trasladarlo de otras tiendas donde haya disponible y dónde no se espera tanta demanda?

Prioriza el transporte terrestre para evitar la crisis de suministros maritima

Ahora que la situación es un caos y los puertos se encuentran congestionados, antes de aventurarte en traer rápido la mercancía por vía aérea gastando una fortuna, ¿Por qué no pruebas con el transporte terrestre? Por supuesto no será tan rápido y flexible como el resto de medios, pero es el medio más barato de transporte actualmente y puede evitar que tus costes de transporte sean más costosos todavía.

Ofrece un valor añadido para compensar la subida de precios.

Si la situación te obliga a subir los precios de tus productos para mantener tus márgenes y la rentabilidad de tus productos, contrarresta la subida de precios ofreciendo un valor añadido con tus productos, como puede ser mayor flexibilidad en los pagos, productos sustitutivos, premios, concursos… ¡Deja fluir tu imaginación!

Todo sea por lograr que el cliente perciba de la manera menos negativa posible la subida del precio.

Aprovisiónate todo lo que puedas.

Teniendo en cuenta el ciclo de vida del producto) Parece ridículo decir esto en la situación actual, pero no sabemos cuántos meses estaremos así, y puede que en los próximos meses de diciembre y enero las cosas se pongan todavía peor, por lo que es recomendable aprovechar ahora al máximo y poner todos los esfuerzos en llenar los almacenes como podamos por lo que pueda pasar.

En el peor de los casos, si careces de espacio logístico, siempre puedes plantearte un sistema de cross-dock con tus proveedores.

Se claro y transparente con el cliente.

Si la cosa se va a poner fea y no vamos a poder cumplir con los plazos de entrega, es mejor hacérselo saber al cliente antes de que llegue el día de entrega y se lleve una mayor decepción entonces.

Así que ya sabes, si quieres aprovechar al máximo este Black Friday y la temporada navideña sin que te afecte la crisis de suministros actual, no olvides aplicar estos consejos de nuestros expertos internacionales en Retail.