¿Cómo transformo digitalmente mi empresa de Moda?

Para digitalizar la cadena de valor de una empresa de moda, hay que “Pensar como una start up y dejar de hacer proyectos de forma tradicional” Esta fue una de las reflexiones de Rolando Ober,  Digital PMO Lead de Pepe Jeans durante el último encuentro de “Los Jueves del Negocio de la Moda”, organizado por Modaes con el apoyo de Analyticalways.

Más del 75% de las empresas buscan su transformación digital en los BI Analytics, en el marketing digital, en el e-commerce o en la Inteligencia artificial, pero, para entender qué es la transformación digital, Rolando apunta que es necesario definir lo que significa para nosotros “transformar”. Una vez se habla el mismo idioma, hay que reevaluar la cadena de valor de nuestro negocio para ser capaces de reimaginarlo, apunta Ober.

¿Cómo ser capaces de Re imaginar nuestro negocio?

Para acercarnos a esta transformación hay que estudiar cómo se adapta nuestra industria al cambio. No se trata de transformar desde el punto de vista tecnológico, si no desde el punto de vista digital, y en todos los ámbitos de valor dentro de la compañía.

En primer lugar, hay que Re imaginar el negocio, revisando el modelo de Retail orientado al consumidor (Soluciones B2C y B2B). Después, se reevaluará la cadena de valor, buscando la eficiencia de la cadena -en su gestión integrada de surtido y stock-, y optimizando el ciclo de vida del producto.

Fundamental también, según Rolando, será reconectar con nuestros clientes, personalizando y diferenciando ente clientes y consumidores; orientando hacia una experiencia “seamless” omnicanal y gestionando los activos para diferentes canales.

Hasta este punto, se pensaba que transformación digital era sinónimo de transformación tecnológica, pero no es así, la industria se ha de adaptar reconectando con sus consumidores. Hay muchas formas de conseguir esta nueva conexión: automatizando los procesos de Marketing para llegar a una súper personalización, o volcando más esfuerzos en Social Media mientras se trabaja en una atención similar en todos los canales.

Pero, para Ober, lo más importante de todo este proceso es “Cambiar el organigrama”, es decir, “Rediseñar la organización para que esté preparada ante los retos de la transformación digital” mientras que la tecnología da soporte a estos cambios.

Por poner un ejemplo, no se trata de conectar el stock de la tienda y del e-commerce, hay que tener una comunicación fluida con operaciones, con atención al cliente, con e-commerce… “Hay que ser capaz de entender el proceso para que la figura del transformador digital sea capaz de conectar transversalmente los diferentes departamentos”.

“Ser capaz de ajustar la pirámide contando con apoyo de dirección y de los diferentes stakeholders es fundamental para innovar y tener ventajas competitivas” concluyó Rolando

Tecnología para innovar, pero además evolucionar y madurar los procesos con coraje, mejorar el viaje e identificar la experiencia buscando la convenience del cliente, ha de ser el principal foco de la actual transformación digital en Retail para ganar en competitividad.