¿Cómo triunfar con tu Transformación Digital?

Para llevar a cabo con éxito la transformación digital de tu negocio es necesario que todos los procesos que forman parte de la cadena de valor se transformen con sostenibilidad desde sus fases iniciales.

¿Cómo se ha trasformado el sector de la moda y su cadena de suministro en los últimos años?

El negocio empezó a seguir los pasos de los gigantes del fast fashion lanzando nuevos productos cada mes. Y el generar grandes cantidades de stock sobrante que la demanda del mercado era incapaz de absorber, facilitó tanto el desarrollo de modelos que aprovechaban la oportunidad de esta falta de eficiencia como el incremento de nuevos mecanismos que favorecían la liquidación de stock mediante rebajas de precio.

Ante esta necesidad de eficiencia en la cadena de suministro para conseguir obtener la mayor rentabilidad del producto, todas las empresas de moda, de un modo o de otro, poco a poco, han empezado a tomar consciencia de la importancia de invertir en tecnología.

La forma adecuada de que la tecnología transforme esta cadena de valor es comenzar por ser eficientes y sostenibles en el proceso de planificación.

Pero para ello, otro de los grandes retos al que se enfrenta el Retail es el de la velocidad a la que el mercado se mueve, y la necesidad de realizar esa transformación en poco tiempo y sustentándose en modelos basados en la apuesta por el cliente como elemento central de su estrategia.

¿Cómo puede ayudar la tecnología en este nuevo cambio de paradigma?

Es muy habitual que los retailers a lo largo de sus campañas de venta lleguen a tener la mayor parte de su capital circulante invertido en stocks de la temporada en curso. Pero, ¿y si el ritmo de ventas en algunas tiendas no cumple con las expectativas?

En esos casos, el exceso de stock acaba convirtiéndose rápidamente en un problema de liquidez ya que no se vuelve a convertir en cash, salvo reduciendo el margen con descuentos y promociones o, todavía peor, una vez se acumulan para alimentar otros canales como los outlets, posponiendo su conversión.

Implantar tecnología que ayude a identificar con anticipación los productos que no llegan a tener el nivel de rotaciones esperado, por un lado, y que esta tecnología sea capaz de gobernar la reposición con las coberturas de stock según el forecast de ventas, representará los factores clave para ayudar a los retailers a poder conseguir un ROI adecuado de sus inversiones.

Además, será fundamental poder implementar tecnología predictiva que  ya de por sí se haya desarrollado teniendo en cuenta los parámetros clave fundamentales para el negocio de un retailer, tales como los que se anotan a continuación:

La rapidez con la que se conseguirá Capital Circulante

En todo tipo de empresas, una de las principales directrices de mejora de resultados radica en el control del capital circulante como clave para asegurar un nivel de exposición financiaría saludable. Este nivel es necesario para la propia empresa y para prevenir contingencias de posible escasez temporal de liquidez a lo largo de los ejercicios.

Las sugerencias de gestión que propongan las nuevas tecnologías han de enfocarse en la obtención de retorno que proporcione un aumento de liquidez.

KPIs y Buenas prácticas

El hecho de que cada vez haya más sucesiones en las empresas, que van desde las familias -fundadores o inversores locales- hasta pasar a ser participadas por grupos y fondos de inversión internacionales, conlleva un cambio de escenario. Los inversores, a garantía de su entrada en el capital y aportación, exigen que se apliquen best practices en las operaciones y que se implemente un rígido control a base de KPIs y benchmarking. La tecnología debe controlar a la perfección los indicadores del negocio en cada uno de estos casos.

Moda y Finanzas: ¿Perfectos enemigos, o pueden ir de la mano?

La tendencia natural a intentar ajustar la cantidad de producto almacenada choca con la necesidad – todo un clásico de las empresas del segmento fashion retail – de comprar o fabricar materia prima y producto acabado con mucha antelación respecto al momento de la venta. Por un lado, tenemos las empresas que han de presentar previamente la colección, especialmente en el caso de las que operan con representantes y wholesalers. Por otro lado, las que trabajan con proveedores en geografías lejanas, para poder mantener la competitividad en términos de costes respecto a los gigantes del sector que hace décadas empezaron la deslocalización productiva.

He aquí la importancia de contar con una tecnología que sea capaz de ejecutar correctamente una planificación de ventas, producto y compras, para ajustarlas a las necesidades de surtido y al ritmo de venta de todos los países, canales y tiendas.

Fast fashion, Fast retail y el dilema del planificador

Como añadido a la complicada vida de los departamentos de planificación de las empresas de Retail de hoy, como hemos comentado antes, en los últimos años se ha sumado la exigencia de ir introduciendo a lo largo de la temporada muchas novedades de producto, para favorecer el “tráfico” de visitas a la tienda y para mantener al consumidor “conectado” con la marca.

Todos estos retos, hacen que cada decisión de compra sea más arriesgada y el nivel de acierto resulte un factor clave que pueda desembocar en escasez de producto o en sobrante de stock.

La escasez de producto es seguramente una situación menos deseable. Si no se identifica con suficiente antelación, puede convertirse en venta perdida mermando los resultados de la empresa.

Una correcta planificación y especialmente el uso de herramientas efectivas que permitan identificar con antelación las potenciales roturas de stock aportarán correctivos para limitar los potenciales daños. Todo ello habiendo sido capaces también de aplicar excelencia en la gestión del visual merchandising, en la búsqueda de otras opciones en el surtido, de productos sustitutivos en cercanía, o incluso pudiendo redirigir el consumo hacia otros productos de la marca. Siempre con la atención al cliente como objetivo de nuestra estrategia.


SOLICITA MÁS INFORMACIÓN

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.