Retailer, el Black Friday ya está aquí… ¿Todo bajo control?

La actual tendencia de reconducir las tiendas hacia HUBS de distribución, pequeños showrooms o pop ups y el afirmarse  en la omnicanalidad constituyen los vectores principales  de la estrategia de los retailers de hoy. Con cada vez más nuevas formas de interactuar en la tienda, tales como probadores digitales, cajas móviles o sensores de afluencia por zonas, el enfoque de las marcas para conseguir la satisfacción del cliente es cada vez mayor.

La principal transformación dentro de esta tendencia comienza en la trastienda de las empresas. La toma de decisiones ha ido evolucionando hasta convertirse el análisis del dato en una máxima imprescindible. En el mundo del retail, el objetivo es tener en cuenta todas las variables para gestionar el producto de forma inteligente, siendo capaces de anticiparse a las tendencias, minimizando las pérdidas y maximizando la eficiencia de los procesos a la vez que el  margen de productos.

Sin embargo, las variables del nuevo retail son cada día menos constantes y más complicadas.  Especialmente en los productos relacionados con la moda, joyería, relojería, deportes, juguetes, etc. Es decir, aquellos no perecederos y sobre los que las empresas renuevan sus stocks con cada vez más frecuencia.

Tradicionalmente estos sectores obtenían un margen elevado de ingresos por sus productos, pero la inmediatez, las tendencias y la multicanalidad llevan a estas compañías a invertir cada vez más recursos en la actualización de sus catálogos, lo que conlleva una necesidad en la mejora de la rotación del stock.


DESCARGA LA INFOGRAFÍA: 6 FORMAS DE MEDIR EL ÉXITO EN UN MUNDO OMNICANAL

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

La transformación digital tiene su primer paso en la necesidad de optimizar los procesos internos de una empresa. Si queremos mejorar esa experiencia de cliente, antes deberemos ser más eficientes en nuestras operaciones y tener la capacidad de reacción que el cliente de hoy reclama al retail.

Por este motivo, cada día tienen más éxito herramientas tecnológicas que permiten controlar el continuo flujo de producto de sus tiendas, proporcionando un análisis visual y prescriptivo de lo que sucede en cada momento. A esto hay que añadir la complejidad de la venta online, más sensible a las roturas de stock, por estar el producto a disposición del consumidor 24/7 y la necesidad de garantizar una experiencia de compra “seamless”.  Si un cliente ve un producto en la tienda y le gusta, no va a aceptar que a la hora de comprar on-line cómodamente desde casa, no pueda adquirirlo porque el producto esté “agotado en almacén” cuando en tienda sí que había en abundancia.

 

 

Las nuevas fechas clave en cada temporada se han convertido en momentos casi más importantes que el cambio de colección o la introducción de nuevos modelos. El Black Friday, por ejemplo, se ha asentado en el calendario y en el ciclo de ventas de los retailers. Pero nada más lejos de la realidad, el Black Friday puede constituir una amenaza: La falta de previsión y los picos de demanda que se producen en estas fechas señaladas pueden provocar roturas de stock, con su consiguiente pérdida de ventas.

Las nuevas tecnologías aplicadas a la monitorización de stocks y ventas de los productos evitan que se produzcan este tipo de circunstancias. Hoy en día es fundamental para un retailer contar con un software de análisis predictivo que, según experiencias pasadas y gracias a sus algoritmos, pueda facilitarle en todo momento de la campaña – y en las planificaciones previas- la gestión de sus stocks y así evitar perder cualquier oportunidad de venta que se presente. Gracias a la potencia de los algoritmos y a técnicas de autoaprendizaje, el usuario viene guiado en las decisiones mas importantes de la campaña contando con propuestas, sugerencias y protocolos de control; por eso se habla de analítica prescriptiva.

Muchos retailers viven en permanente lucha contra el desaprovechamiento de productos que pueden llegar a pasar temporadas en almacén sin tener salida quedándose desfasados. En muchas ocasiones se debe a que se ha hecho una compra poco adecuada a la política de rotación más eficiente frente al ritmo de demanda real.

Controlar el inventario de todas las tiendas de una cadena es esencial. Contar con un sistema de inventario para la redistribución del stock entre diferentes tiendas, antes de realizar un pedido, es la mejor manera de hacer frente a extra costes innecesarios. De esta manera, podremos dar salida a productos que no funcionan en algunos establecimientos trasladándolos a otras tiendas donde tengan una mayor aceptación y se vendan.

La aplicación de la tecnología al Retail de moda aumenta la capacidad de reacción del retailer hasta poder decir que el Análisis Prescriptivo es la nueva “brújula” del Retail 4.0, tanto en decisiones de distribución, como durante el planteamiento de una nueva colección.

Las decisiones de los profesionales, además de basarse en una vasta experiencia, deben acompañarse de herramientas fundamentadas en datos, patrones, tendencias, clusters, machine learning etc. Es muy importante que la toma de decisiones del retailer se haga buscando reducir excesos de stocks, incrementar las ventas y gobernar la expansión. Serán decisiones que también se deban centrar en el mantenimiento o la mejora del ROI de la compañía, gracias a cuadros de mando de visión global, y análisis de detalle que puedan agilizar la gobernanza corporativa en todos los procesos de la vida del producto.

La inmediatez en la necesidad de tomar decisiones obliga a los retailers a tener que decidir desde cualquier parte durante su día a día. La tecnología basada en analítica prescriptiva y visual facilitará de manera extraordinaria este proceso, pudiendo incluso tomar decisiones desde un smartphone o una tableta en mitad de un viaje de negocios.

Independientemente de la extensión o del volumen de negocio de una empresa de retail moda, la adopción de nuevas tecnologías que faciliten la eficiencia en los procesos es un paso obligado y necesario. Los beneficios económicos para las empresas que realmente lleven a cabo su trasformación digital serán la base para poder seguir compitiendo con los nuevos players “digitales”. Estos nuevos actores del universo retail ya apuestan por estas estrategias para entrar rápidamente en el mercado, erosionando cuotas de venta a las empresas que más están tardando en reaccionar.

La clave será una mejorada capacidad de gestión, y una mayor capacidad de adaptación ante fenómenos que llegan para quedarse como el Black Friday.


DESCARGA LA INFOGRAFÍA: 6 FORMAS DE MEDIR EL ÉXITO EN UN MUNDO OMNICANAL

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.