Infografía con las 7 claves del nuevo Retail 4.0

El modelo de Retail en sectores como la moda, joyería o relojería ha cambiado radicalmente en los últimos años. La entrada de nuevos players y el nacimiento de nuevos modelos de negocio han instaurado una competencia feroz que obliga a buscar la máxima eficiencia de todos los procesos, entre ellos la gestión de los stocks. Al mismo tiempo, las nuevas tecnologías están abriendo posibilidades en el retail que suponen nuevos retos de aprendizaje como  Big Data o la omnicanalidad.

El retailer debe tomar a diario decisiones cruciales para su negocio, teniendo en cuenta multitud de variables y manejando herramientas que antes no estaban disponibles. Se impone una nueva forma de gestionar los stocks que trae consigo un nuevo perfil de empresario en el sector.

Estas son las claves del llamado Retail 4.0: los atributos imprescindibles para su transformación digital:

1. Medir en tiempo real la rotación de stocks en tienda.

La velocidad con la que evoluciona el mercado de la moda, y el aumento en  la variedad de  oferta de productos, hace más difícil tener presente cuál es el volumen diario de stock disponible para cada producto en cada tienda. Las grandes firmas de moda han pasado de tener dos temporadas al año, a cuadruplicar sus colecciones, renovando sus modelos cada pocos días.  Conocer el Stock ideal necesario para cada producto, también es un dato complejo de averiguar pero fundamental para alcanzar la rotación diaria ideal del producto.

Debido a la multiplicidad de canales de venta, entre ellos el auge del on line, ya no funciona hacer inventario al final de día. El nuevo retailer tiene que utilizar herramientas tecnológicas para conocer en tiempo real sus stocks disponibles para cada producto, y establecer alertas para evitar  roturas de Stocks y por tanto pérdida de ventas.

2. Captar tendencias y anticiparse a la demanda.

Observar el mercado, identificar los gustos de los clientes y utilizar la intuición para captar tendencias, son y seguirán siendo algunos de los grandes atributos del buen retailer. Sin embargo, ya no es necesario depender exclusivamente de estas capacidades para una buena planificación de las compras. Las tecnologías de gestión de stocks utilizan algoritmos diseñados especialmente para las necesidades de los retailers, y que permiten saber al detalle cómo evolucionan las ventas. Así se puede conocer qué tipo de producto funciona mejor en cada tienda. Estas herramientas de análisis arrojan tendencias de cómo están cambiando las preferencias de los consumidores, y ayudan a anticiparse a la evolución previsible de la demanda.

3. Mejorar el comportamiento de todos los productos.

No todos los productos se venden con la misma frecuencia ni tienen el mismo éxito durante todo el año, ni en todas las ubicaciones de la tienda. Durante mucho tiempo, el retailer se ha centrado en el comportamiento de sus productos estrella. Optimizaba su top ventas, pero difícilmente era capaz de adentrarse en el análisis detallado de todo su portfolio. Mediante nuevas tecnologías que utilizan algoritmos, estamos evolucionando hacia un modelo de optimización total. Ya no importa tanto tener 3.000 o 30.000 productos en la tienda. La tecnología hace fácil conocer el nivel ideal de stocks de cada producto dentro de su mix, y el nuevo retailer cada día está más familiarizado con estas herramientas.

4. Traspasar productos antes de volver a comprar.

Antes de activar una orden de replenishment, es necesario hacerse la pregunta de si realmente es necesario y de cuánto inventario tengo disponible realmente en otros de los puntos de venta. Los traspasos entre tiendas pueden ser la solución para resolver al mismo tiempo situaciones de excesos de stock y anticiparnos a roturas de stock. El retailer necesita un sistema de control de inventario con el que abrir fácilmente una orden de traspaso entre tiendas y conocer cuándo está prevista su llegada. De este modo se garantizan las ventas y se ahorran costes.

5. Conocer el modelo de negocio de nuestros proveedores.

El proveedor ha sido uno de los grandes protagonistas del nuevo cambio de paradigma. Si bien tienden a ser cada vez más flexibles y sus sistemas logísticos se optimizan, es habitual que cada proveedor trabaje con cadencias diferentes. El retailer tiene que tener en cuenta el lead time de cada uno para adelantarse y hacer el pedido a tiempo. El coste y precio de cada producto también es relevante a la hora de planificar reaprovisionamientos. Es muy importante  añadir todos estos aspectos como parámetros que influyen en el modelo predictivo  para reducir lo máximo posible los costes, y que el ROI del cliente aumente proporcionalmente.

6. Identificar fechas clave para el negocio.

El retailer de toda la vida siempre ha tenido presente que las ventas aumentan en Navidades, en rebajas, en el Día de la Madre… Cada tipo de producto tiene sus épocas de picos de demanda, como la vuelta al cole en tiendas de moda infantil, o la temporada de esquí en tiendas de ropa deportiva. Sin embargo, en los últimos años se han sumado nuevos “días especiales” como el Black Friday, el Ciber Monday o el Single Day. En ciertas tipologías de negocio pueden suponer grandes picos en la demanda y provocar rupturas de stock que se traducen en oportunidades de venta perdidas. Ahora, el nuevo retailer necesita del apoyo de tecnologías con capacidades predictivas que le ayuden a tener presente estos escenarios para mejorar su capacidad de reacción y recomendar el stock necesario para cubrir la demanda.

7. Tomar decisiones rápido y desde cualquier parte

La velocidad a la que se mueve el mercado es cada vez mayor, y eso obliga a actuar rápidamente. En el Retail 4.0 hay pocas oportunidades para el análisis profundo y la reflexión. Es necesario tomar decisiones de un vistazo, pero no pueden ser arbitrarias y deben estar bien fundamentadas por análisis predictivos.  Los nuevos retailers utilizan la  inteligencia de negocio para extraer conclusiones y encontrar rápidamente la respuesta a sus preguntas. Muchas de esas decisiones hay que tomarlas entre reuniones o en mitad de un viaje de negocios, así que estas herramientas de BI no están ya en su oficina ni en su ordenador. Las llevan en el bolsillo, en sus smartphones o en sus tabletas.