Adivina cuánto vas a vender en el Black Friday

Las nuevas tecnologías predictivas para el retail te pueden ayudar a preparar tu mix ideal y no perder ni una venta del famoso “Viernes Negro”.

El Black Friday se ha consolidado como una fecha clave para el retail en Europa y ha ganado mucha fuerza en España. Cada vez es más habitual ver cómo las principales franquicias y marcas de centros comerciales se visten de negro con promociones y carteles del Black Friday, y no sólo en el sector de la moda, también joyería, complementos, electrónica, juguetería…

La clientela ha entendido que a veces es mejor adelantar las compras navideñas si las ofertas son buenas. Por eso desde el punto de vista del retail,

el Black Friday debe tomarse tan en serio como una campaña de Navidad o unas rebajas, y como bien sabemos los profesionales del retail, eso implica una buena gestión de stocks. Es necesario predecir cuál será el comportamiento de la demanda y qué productos debemos reaprovisionar para evitar la pérdida de ventas y aumentar la rentabilidad de tus stocks. Para conseguirlo es imprescindible apoyarse en una herramienta de tecnología predictiva, que informe sobre lo que está sucediendo en las tiendas y que te permita anticiparte a lo que va a pasar.

¿Cómo funciona la tecnología predictiva?

La tecnología predictiva combina algoritmos específicos de retail con circunstancias específicas de tu negocio para ser capaz de adivinar con precisión lo que va a pasar en tus tiendas y por tanto, reaccionar a tiempo ante lo que venderás… o dejarás de vender. Por ejemplo, si uno de tus productos lleva varios días vendiéndose muy bien, las tecnologías predictivas más avanzadas son capaces de identificarlo y avisarte de una futura rotura de stocks. Es más, esta tecnología puede tener en cuenta el tiempo que tarda tu proveedor en hacerte llegar tu pedido, y avisarte con la antelación que necesitas. Por el contrario, si un producto no está cumpliendo las expectativas de venta, podrás saberlo antes de invertir más de lo necesario en stocks.

En definitiva, las tecnologías predictivas se basan en la actividad de tu negocio y las tendencias del mercado para ayudarte a adivinar cuánto vas a vender en el Black Friday, y cuánto stock necesitas aprovisionar para cubrir la demanda en estos días de promociones especiales.

Una decisión diferente para cada tienda

Dicho así parece fácil, pero en marcas con varias tiendas, cada punto de venta puede tener comportamientos muy distintos. Factores como el perfil sociodemográfico de los clientes, la climatología, o los gustos, modas y tendencias de cada zona pueden hacer que el mix ideal sea muy diferente en una tienda respecto a otra.

Más allá de ofrecer una visión general, la tecnología predictiva tiene que permitir llegar al detalle de lo que está pasando en cada punto de venta. De hecho, una de las principales ventajas de esta tecnología es que proporciona sugerencias adaptadas para cada producto en cada tienda. Por ejemplo, antes de hacer nuevos pedidos, puede tener sentido hacer un traspaso entre mis tiendas. Antes de rebajar el precio de ese producto que no consigo vender, quizás sea más rentable enviarlo a otra tienda donde se está vendiendo mejor. Quizás debería revisar la exposición de ciertos productos, promover productos de mayor valor, o introducir nuevos en algunos puntos de venta…

En el caso de Analyticalways, los consultores de la tecnología asisten a cada tienda para evaluar las condiciones de exposición de cada producto y entender mejor las razones por las que se venden o no se venden. Todo ese conocimiento se integra posteriormente en el panel de control para ayudar a que la toma de decisiones sea lo más efectiva posible y esté más adaptada a las circunstancias específicas de cada punto de venta.

Cuando una herramienta de tecnología predictiva está optimizada, se percibe prácticamente de inmediato en las ventas. Si sabemos cuánto vamos a vender y tenemos el control de la evolución de las ventas, evitamos tener stock donde no se vende y tenerlo donde sí hay demanda, lo cual supone un ahorro de costes inmediato.

El Black Friday es una oportunidad fantástica para adelantar ventas, agotar los remanentes de temporadas anteriores, o testear el comportamiento de los que podrían ser nuestros productos estrella de la Navidad. Esto no implica que haya que correr riesgos innecesarios. En este Black Friday, contar con una tecnología predictiva te permitirá saber qué productos debes promocionar para reducir stock en aquellos que se dejan de vender en ciertas tiendas y zonas geográficas, además de adelantarte a las tendencias de navidad. Sin esta tecnología, sería imposible medir con precisión y de forma manual lo que está pasando en tus tiendas.